martes, agosto 08, 2006

¿Quién editorializa?


Hoy el chiste de Forges en El País tiene un punto de amargura.
El editorial de la misma edición se titula 'Bosque de cenizas' e incide sobre el mismo tema. "Si en algún momento pudo pensarse que la legislación se había quedado rezagada, las reformas en la Ley de Montes y en el Código Penal han reforzado este aspecto. Lo que faltan son medios de investigación capaces de aportar pruebas".
El problema no es, pues, si la intención de los incendiarios es arrasar para recalificar el terreno, sino atraparlos y castigarlos. La legislación española contempla la posibilidad de que deban transcurrir 30 años antes de construir sobre las cenizas. Se confunde Forges con su sarcasmo.
Sin embargo, veamos las estadísticas que el diario digital permite conocer.
A la hora de editar este comentario, la viñeta la habían visto 24 772 personas en el digital. El editorial, por el contrario, lo leyeron --o lo abrieron, aunque no lo leyeran-- 4 083 personas.
Es llamativa la diferencia y cabe presumir que, si interrogáramos a quienes compraron el diario de papel, la estadística no cambiaría demasiado.
¿Quién tiene mayor capacidad de influencia y de crear opinión?, ¿los sesudos articulistas o el dibujante de la tira cómica?

4 comentarios:

Nahum dijo...

El bueno de Forges está patinando...

Trazo grueso. Será el calor, Lucía.

David Álvarez dijo...

ay, las obsesiones, que traicioneras son a veces

June Fernández dijo...

Legislado está, el tema es que aquí (en Galicia) la gente asegura que se pasan la legislación por el ... A mí lo que me quema (nunca mejor dicho) es que se hable tanto de pirómanos, locos y gente con sed de venganza y que se dejen de esa manera en un segundo plano las barbaridades que pueden llegar a hacer las madereras, constructoras y demás. La gente que asegura leer los editoriales es probablemente la misma que dice ver los documentales de La 2.

el Óscar dijo...

No se si en este caso Forges ha patinado, puede ser, como patinan todos, muchos por buscar argumentos (a veces inventados, sólo hace falta escuchar la Cope por la mañana) para justificar lo que piensan o creen. De todas formas yo también soy de los que piensan que detrás de los incendios, más que amantes del fuego, suele haber gente que ama más el dinero. Como creo que detrás de la guerra de Irak no sólo había la intención de buscar unas armas ni de quitar de en medio a un dictador (hay muchos en el mundo), ni tampoco había la única intención en el trasvase del Ebro de dar agua para beber y para los campos de cultivo. Bueno.. que me estoy enredando, y sólo escribía para defender a los dibujantes de tiras cómicas, que —como aficionado al dibujo que soy y como profesión a la que incluso dedicaría parte de mi tiempo — me parece que están al mismo nivel de sesudez que el resto de articulistas (no por dibujar se es más sesudo o menos, cada cual con lo que tenga). Sintetizar en una viñeta opinión y dosis de humor con un dibujo que funcione no es fácil. Y que sea más leído que un artículo es normal: llama más la atención (si fuesen todo dibujos y hubiese un texto quizá estaría más igualado el asunto). Estamos en la era de la imagen, los diarios llenos de letras de hace 100 años que parecían el BOE poco éxito tendrían hoy: fotos, titulares llamativos... Sobre cual de los dos tiene más capacidad de influencia.. aquí ya intervienen muchos factores, pero sobre todo el receptor. Eso sí, muchas veces, la primera intención del humorista gráfico, más que influenciar es despertar la sonrisa.

 
Free counter and web stats