domingo, agosto 06, 2006

Nos lo están contando

Lo cierto es que viendo cómo algunos se afanan en hacer la guerra y otros en consentirlo, sí que produce vergüenza que nos vean. Y vernos nosotros mismos produce un intenso dolor. Yo reivindico la capacidad de seguir alarmándome.
Y hay allí alguien que nos lo está contando. RSF ha lanzado una serie de instrucciones para los reporteros que tengan intenciones de ir a Líbano. Es muy peligrosa la carretera de Damasco y recomienda que los periodistas que quieran viajar deben hacerlo con europeos a partir de Larnaca, esencialmente con los franceses y griegos que transportan la ayuda humanitaria y que evacuan a los extranjeros. Dentro del país las cosas están fatal. En Tiro, zona de combates, los periodistas europeos están en el barrio cristiano, y los estadounidenses en un hotel.
Los diarios locales temen no poder resistir mucho tiempo si la guerra continua: no hay publicidad ni papel y sí grandes problemas para su distribución. Además, "los seres humanos en general (y los periodistas no son una excepción) se desmoralizan después de dos días de bombardeo. Es casi imposible escribir una nota de negocios cuando sabes que puede caerte una bomba en la cabeza", en palabras de Tassabehji, gerente de 'The Daily Star', un diario en inglés que se edita allí.
Algunos reporteros renuncian a las comodidades de su hogar para ir a contárnoslo, otros se quedan allí, entre escombros y bombardeos, para contárselo a sus vecinos.
Sin los periodistas el mundo sería más cruel aún y además ni nos enteraríamos.
La tira es de Liniers, claro.

12 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

Y por allí andan Xabier Madariaga o Mikel Aiestaran, por citar a los de casa, para contárnoslo. Me gusta que nos cuenten la guerra y las miserias de aquella gente que vive bajo las bombas, y que no empiecen a poner el foco sobre sí mismos, como otros del gremio.

Zigor Aldama dijo...

Pues si, hoy mismo he recibido un Email de Mikel. Dice asi:

"Esto es la guerra, tio. Pero la guerra de verdad"

Asi que ya tenemos de nuevo a nuestros amigos israelitas bombardeando el Libano. Por lo visto los de Hezbollah estan por todas partes, en todos los edificios de Beirut...

Asi es el mundo de 'la guerra contra el terror' de nuestro tambien amigo Bush. Me viene a la mente lo que me dijo un guerrillero maoista nepali. "Los terroristas son ellos, que exportan el terror alli a donde van"

June Fernández dijo...

Ayer estuve pensando en ello al ver como un corresponsal daba su noticia con el ruido de los bomardeos de fondo. Hay que tener una sangre fría para dar una información calmada y correcta cuando eres testigo directo de tanta barbaridad...

Loretxoa dijo...

Hola a todos:

Ayer vi el anuncio de Euskal Telebista en el que se ve a Mikel Ayestaran y a Xabier Madariaga informado desde la línea del frente, el primero en Líbano y el segundo en Israel. En una de las imágenes, a Xabier casi le parte la crisma Katiuska. Concluye el anuncio con el eslogan: "ETB, en primera línea"
Ignoro las condiciones laborales en las que Mikel y Xabier están desarrollando su labor, impecable por otro lado. Pero sí me gustaría recordar que a raíz de la muerte/asesinato de José Couso en Irak, el veterano Ramón Lobo aseguró - y cito de memoria - "que peor que morir cubriendo una guerra era quedarte ciego, o amputado, o en una silla de ruedas" y aseguraba no trabajar sin un seguro inferior a 80 millones de pesetas. Lobo criticaba con dureza a las empresas que envían a sus reporteros a primera línea a jugarse el tipo, con seguros irrisorios, o nulos. Está muy bien el compromiso con la verdad, con la información y con los que sufren, pero no olviden que el cementerio está lleno de héroes, y yo, sinceramente, no daría la vida por la noticia, ni en primera línea, ni en la segunda línea. Un abrazo a Mikel y a Xabier, y a todos quienes nos acercan los horrores de la guerra.

Me ha salido un poco largo, pero no lo he podido evitar.

Zigor Aldama dijo...

No se como estara Xabier, pero te puedo asegurar que Mikel trabaja con precariedad, como la mayoria de nosotros. Y, si, ES UNA VERGUENZA.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

No estoy de acuerdo con Ramón Lobo, y mira que admiro a esa generación de reporteros. Nada es peor que morir. Pero eso nos puede despistar del objetivo, que es cubrir la guerra con seguridad, con la certeza de que quien acude a ella volverá, para darse una ducha y ver a quienes ama.
Los seguros de vida son carísimos, pero también lo es la contratación de cinco minutos de satélite para enviar la información. Se paga lo imprescindible y se ahorra en lo importante.
En septiembre el Ejército español dará un curso de una semana para periodistas. ¿Qué empresas lo pagarán? ¿Cuáles se gastarán una pasta para que sus redactores, esos que dan brillo a su información puedan acudir?
Que sean periodistas de la casa en "primera línea de fuego" cuando se trata de presumir y reporteros independientes cuando están in situ, más que vergonzoso es doloroso.
No se puede ansiar una gran prensa cuando se escatiman los medios para lograrlo. Es una de las graves contradicciones de esta sociedad. Además, los medios públicos no se portan mejor que los privados.

loretxoa dijo...

Hola otra vez a todos:

evidentemente, Lucía, nada es peor que morir, pero creo que Lobo quería llamar la atención sobre algunos de los males que te pueden ocurrir en la guerra, además de palmarla, claro. Si te quedas en una silla de ruedas, o ciego, con 30 años, tienes todavía toda la vida por delante y un futuro laboral bastante incierto. El dinero del seguro te permitirá acondicionar tu casa a tu nueva situación, o disponer de un dinero si no puedes trabajar más, y no te digo nada si tienes hijos... te evitaría quedarte tirado como un perro. Comparto tu opinión sobre que se escatime dinero para seguros y cursos, y no para las conexiones por satélite. Ahora son de la casa, queda muy bien para el anuncio, pero ya me gustaría saber si lo seguirían siendo, per secula seculorum, en caso de un infortunio, algo en lo que no quiero ni pensar. . Sería dololoroso, eectivamente. Muy doloroso.

También me ha salido un poquito largo hoy, ya lo siento.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Qué interesantes son tus comentarios, Loretxoa.
Está fatal que los manden solos, sin productor y sin seguro. A veces incluso, sin cámara, o al cámara sin redactor. Pero mucho peor que eso es que cuando plantean que se tienen que volver, que aquello es la guerra, que no son "escaramuzas tribales", les digan que se queden un poquito más.
Y lo hacen. ¿Qué clase de jefe es el que le dice al reportero que se quede en la guerra? ¿Es un periodista o un militar infiltrado en un medio de comunicación?

¿Por qué te preocupa tanto que te salgan comentarios de 7 líneas? Se leen de maravilla, son muy amenos. Los de una línea apenas dicen nada.

loretxoa dijo...

Hola otra vez a todos,

El reporterismo de guerra me ha gustado de siempre. Por eso no nos debemos olvidar de la precariedad en la que muchos compañeros desarrollan su trabajo; si resulta sangrante y ofensiva en las redacciones, lo es más aún cuando vas a la guerra, o te mandan. En fin, cada uno es libre de ganarse las lentejas dónde y como puede. Y sí, Lucía, a más de uno de esos directivos que comentas lo mandaba yo a Nasiriyah a que se entere de cuanto vale un peine
Recuerdo que durante la guerra de Bosnia-Herzegovina más de uno cogió el equipo fotográfico y se marchó para retratar el dolor y el sufriemiento, a modo de freelancer – como la guerra estaba a un par de manzanas ... Desde mi punto de vista, esa es una actitud temeraria por las razones que he apuntado en el comentario anterior. Ni la gloria, ni el Pulitzer, ni nada de nada valen el cariño de quienes te quieren y te esperan en casa.

Y finalizo. cuando escucho a Gervasio Sánchez desde Irak, o a Fran Sevilla desde Afganistán no dejo de sentir cierta envidia, pero sinceramente, si fuera su mujer, o su hija, no podría soportarlo.

P.D. Gracias por las flores. Me animan a continuar comentando en tu blog. Y me alegra que no te molesten los comentarios largos. Es un placer escribir aquí. Pero tampoco se trata de aburrir, ni a ti, ni al personal;-)

Y os dejo un par de enlaces sobre el peaje que se cobra la guerra con los periodistas, los dos en inglés, I am sorry.

Artículo del periódico The Guardian
International Press Institute´s Death WathJJ

loretxoa dijo...

Los enlaces no funcionan. Eso me pasa por hacerme el chulo con el html. Así quedan menos chulos, pero funcionan. I am sorry, otra vez.
http://www.freemedia.at/cms/ipi/deathwatch.html
http://foi.missouri.edu/jouratrisk/mediacasualties.html

Anónimo dijo...

Para ser periodista de guerra hay que ser TONTO, porque no te da la cabeza para ser Ingeniero, fisico, o medico, y la unica forma que tienes de "triunfar" es jugarte la vida como un imbecil.

Lucía (tapándose las narices) dijo...

Yo a este trapo voy a entrar pero poquito, porque ya está pasado. Para hacer una anotación anónima hay que ser cobarde y para cometer al menos seis faltas de ortografía en dos líneas se debe ser muy inculto. El nivel de reflexión de este individuo es menos cero. Ojalá no frecuente este sitio.

 
Free counter and web stats