miércoles, agosto 02, 2006

El cuentarrazas


Estaba un sábado por la noche, a eso de las 11, apostado en la Octava avenida, entre la 45 y la 44, sentado en una silla plegable, como de acampada, con un pequeño aparato sobre las piernas. Era un teclado con solo cinco o seis teclas. Una de ellas era roja -esa era la que presionaba cuando pasaba un negro- y otra blanca -la que tocó a mi paso. Creo que estaba contando la raza de la gente que se cruzaba con él en esa acera. Se le veía un cierto gesto de satisfacción, de quien está haciendo bien las cosas o de que le están saliendo a plena satisfacción. ¿Sería un investigador o un simple curioso?


El montaje de fotos lo he sacado de webislam.

3 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

¿Y las otras tres o cuatro teclas? ¿Y cómo supusiste que las teclas se correspondían con razas? ¿No pulsaría para distinguir hombre y mujeres, culibajos y cejijuntos, solipsistas y socios del Athletic de Bilbao? ¿Qué pasaba cuando tocaba la tecla?

(Menos mal que has empleado la preposición "sobre" y no "entre", al final de la primera oración).

Lucía Martínez Odriozola dijo...

¿Culibajos? ¿A qué te refieres? ¿Somos amigos?
Te la estás jugando.

Nahum dijo...

¿Y qué demonios hacía con los hijos del "melting pot", Lucía?

Cuando yo estuve allí me encontré las mezcolanzas más variadas: afrovietnoindios, afrovietnohindúes, italoegipcios, judeohispanos (que no sefardíes), coptos de tercera generación, hispanoirlandeses, ucraniopakistaníes... Y no es coña, yo les conocí.

Y, por cierto, ¿en qué tecla incluiría a Michael Jackson?

 
Free counter and web stats