viernes, septiembre 22, 2006

57


Tampoco sabemos cómo se llamaba. Era la ocupante de la habitación 105 de la pensión Mateos, en el 49 de la calle San Vicente, Alicante. Tenía 42 años y era española. Compartía habitación con un joven -el que la mató-. Fue ayer a eso de las 8 de la tarde: primero se oyeron los gritos; después, sonó un disparo, y un golpe seco. Él se dió a la fuga, escaleras abajo. Tropezó con una de las empleadas y le pidió que llamara a una ambulancia, que "su chica" había sufrido un accidente, una caída. Cuando llegó el equipo médico, ella ya había muerto. Él había disparado a "su chica" en la cabeza. Vamos, lo normal tratándose de amor.

6 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

En Antena3 han entrevistado a testigos -bueno, de testigos nada: gente que pasaba por el barrio-. Y dice un señor: "Desde luego, si yo tuviera que ir a una pensión, no hubiera ido a esa nunca, porque menudas trazas tenía la gente que andaba por allí". Bien por el sagaz periodista que ha cazado este testimonio crucial para contextualizar el crimen. Lamarededéu.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Yo no sé, francamente no entiendo a algunos periodistas. ¿Es que no se dan cuenta de que eso no tiene ningún sentido o es que les da lo mismo? ¿Qué pasa, que no tienen tiempo de hacer las cosas mejor o es que no tienen cerebro para pensar?
Tal y como lo plantea el viandante la culpa del asesinato fue de la pensión. Yo por eso voy siempre a la suite de un hotel de doce estrellas.

Ander Izagirre dijo...

Yo creo que todavía es peor: el "testigo" sugiere que el asunto es cosa de pobres y quinquis, de la gentuza que anda por esas pensiones y esas calles de mala muerte (curiosa expresión). Ya sabes, esos desgraciados que sólo saben matarse unos a otros y tal. Así, la víctima cae en el mismo saco: bueno, pobrecilla, pero mira dónde andaba.

E.J.G. dijo...

Reconozco que los periodistas a veces informamos muy superficialmente de este tipo de "sucesos". Lo achacamos a la falta de tiempo y en parte es verdad, aunque no sé si toda. ¿Conocéis algún estudio sobre el perfil del maltratador? Quizá -sólo quizá- tengan un perfil cultural bajo. De verdad que creo que el respeto no se aprende estudiando, pero también recuerdo una frase que algún graffitero pintó en la pared de mi barrio: "La violencia es el último recurso de los ignorantes". Un saludo para los dos.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

¿Dirías que Egiguren -presidente del PSE- tiene un nivel cultural bajo, licenciadito como está en la Universidad de Deusto? Es por comentar.

Mrs.Doyle dijo...

Todo lo que comentáis es preocupante, pero tiene solución. Sin embrago, las víctimas... ahí ya nada se puede hacer por ellas.

 
Free counter and web stats