domingo, febrero 18, 2007

Sin número

Se lió a hachazos con su esposa, impedida; su madre, enferma de alzheimer; y su hijo, aquejado de serias depresiones. Los mató a los tres. Después fue a por sus dos hijas, que viven a 30 a kilómetros de distancia.
Dice algún medio que no podía con la responsabilidad de hacerse cargo de tres personas dependientes. El hecho de que, tras de atacar a sus dos hijas, se suicidara puede llevar a pensar que tampoco podía con la situación en que les dejaba después de matar a su madre, abuela y hermano. Conjeturemos: O quizá no podía con la responsabilidad y, además, sus hijas de 22 y 25 años lo habían dejado solo.


Vamos a ponerles una gagea a todos ellos.

11 comentarios:

June dijo...

Iba a decir que qué manía tan asquerosa de racionalizar los actos de los asesinos, pero supongo que los seres humanos necesitamos buscar explicaciones a tanto horror. Pero más aún en este caso, me extraña que haya quien no se conforme con la obviedad de que ese tipo es un psicópata y punto. Si no tuviera una vida difícil le hubiera dado por matar perros a hachazos o qué sé yo.

La lupa dijo...

¿Estás segura? A mí la vida me plantea tantas dudas... ¿Lo desprecias o te produce compasión?

Anónimo dijo...

Este contador de asesinatos se desliza hacia una mecánica rutinaria: Lucía pone el número y la flor, June despotrica contra el asesino y parece que así ya está todo explicado. Qué envidia, tener las ideas tan claras y no tener que darle vueltas a lo que nos rompe los esquemas. Igual tiene que ser así. No sé. La vida es muy complicada, y la muerte ya ni les cuento.

June dijo...

¿Y quién es el afortunado de tener unas ideas tan complejas? Supongo que mi cerebro será demasiado simple, pero me sigue pareciendo absurdo buscar explicaciones a la conducta de un asesino que mata a hachazos a toda su familia. Como mucho, eso compete a los psiquiatras, no a los periodistas. Pero vale, admito la crítica y tal vez decida dejar de aburrir con mis rutinarios comentarios.

Anónimo dijo...

June: Ni se te ocurra. Lucía

Anónimo dijo...

Anónimo crítico:

Que el recuento de asesinatos termine resultando rutinario, ¿es culpa o problema de quien los cuenta? ¿Habría que buscar explicaciones originales y entretenidas en cada caso?

No me parece absurdo buscar explicaciones de un asesinato. Pero no hay que confundir explicaciones con alegaciones. Lo absurdo es olvidar por qué aparece un asesino en los medios: en este caso, por matar a hachazos a esas personas. No porque estuviera harto o porque su vida fuera un drama o porque hubiera tenido una infancia difícil.

En cualquier caso, sería muy interesante que nos explicara, si quiere, cuáles son esas vueltas que da usted a estos casos. Es que con eso de que "la vida es muy complicada" me he quedado un poco con las ganas.

Saludos,

Ander

Nahum (visto/oído) dijo...

Pues tendríais que haber visto la cantidad de exculpaciones que se han oído en la tele. Como esta mañana era el funeral, el pueblo prácticamente asumía que la matanza era la única salida para el hombre.

Yo no sé si el problema es de los periodistas o de quién, pero se me ha quedado una sensación muy, pero que muy incómoda.

June dijo...

En el avance de los Informativos Telecinco han destacado precisamente que en el funeral conjunto (¡conjunto!) absolutamente nadie ha criticado al asesino. Y todos los vecinos que han hablado ante la cámara le ponían más como víctima que como verdugo.

Lucía, escandalizada, dijo...

Supongo que es razonable que un pueblo se sacuda las culpas de un vecino, que terapéuticamente es muy recomendable. Posiblemente duerman todos ellos mucho mejor. Pero tiene una importante repercusión, negativa: si socialmente es inocente, otros que estén en situación similar, o que crean igual, pueden incurrir en los mismos delitos. Hablamos de parricidio, uxoricidio y filicidio. Además del suicidio.

Nahum dijo...

Coñe, "uxoricidio". Me voy ahora mismo a mirarlo al diccionario...

Lucía dijo...

También puedes mirarlo en el código penal.

 
Free counter and web stats