domingo, febrero 11, 2007

«Cuando no me saludan me siento un objeto»


Entre mujeres
Irune Unibaso/Conductora de autobús
«Cuando no me saludan me siento un objeto»

A Irune Unibaso fue el amor lo que le condujo a sacarse el carné de conducir autobuses: su novio era conductor. Hace seis años se puso por primera vez al volante de un autobús escolar. Ahora trabaja en Bizkaibus.
-Primero sacaría el carné de conducir turismos, ¿no?
-Sí y me costó un imperio.
-¿Cuántas veces se presentó?
-Cuatro, porque la víspera del examen tuve un accidente de moto y en cuanto llegaba a una intersección, frenaba. Pero esto mejor que no lo ponga, a ver si voy a llegar a la parada y dicen que no se montan conmigo.
-¿Y cómo fue lo de sacar el de autobús?
-Yo tenía 23 años, y mi novio andaba con autobuses. Entre que le acompañaba a la excursión, después a cocheras, mira qué autobús me han dado, mira que autobús me han puesto... Y ya pensé que con lo que me gustaba...
-¿También lo sacó a la cuarta?
-No, ese fue a la primera.
La foto es de Luis Ángel Gómez.

3 comentarios:

June dijo...

La he leído esta mañana en la edición impresa y me ha gustado mucho. Me da muchísima rabia lo de que apaguen las luces de noche: el bus Mungia-Derio-Bilbao por la Bilbaína es un suplicio si no se puede leer. En cambio, yo no he tenido la sensación de que las conductoras sean más secas. Por cierto, me gusta la pequeña foto tuya que va al lado de tu firma. Es muy tú, estás muy auténtica, vaya.

Lucía, con la linterna, dijo...

Hay que ver, June, creo que ni mi abuela paterna me dedicaba tanto elogio.
Por cierto, has entendido que deben apagar las luces para no comerse el monte, ¿no?

June dijo...

Pues no. No entiendo cómo es que en la línea Mungia-Bilbao sólo un conductor necesita apagar las luces para no comerse el monte. Y tú que tienes una cámara en mi lugar de lectura (que es el autobús) entenderás la faena que me hacen. Pero vamos, por lo menos me consuela que haya una explicación racional.

 
Free counter and web stats