domingo, abril 20, 2008

Zigor Aldama vuelve a China

De pie: Iñaki Mendizabal, periodista, editor y persona; Tere, abogada; Zigor Aldama (con foto de Juani, experta en polímeros chinos); Jesús Aldama, anfitrión, aita y arquitecto; Ander Izagirre, periodista viajero; Francis, la mejor lectora y vendedora de libros de Ander (el amor); José Mari Luzaraga, economista medio indio; Nata, médica y retratista de quiene ella quiere; Gabriel Caneda, fotógrafo; yo, intercambiable con Mendi (quien dude, que vea la foto inferior).
En el piso inferior: Saio, arquitecta y apaciguadora; Josu Iztueta, universal y experto en el manejo del índice (quien dude, que compare fotos).





11 comentarios:

Zigor Aldama dijo...

Hay muchas cosas que el dinero no puede comprar, sin duda las más importantes en la vida. Una de ellas es la amistad. Y amistades como éstas son las que hacen que el regreso a casa valga aún más la pena. Espero que nos juntemos muchas veces más.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Me has emocionado, amigo.

albardäo dijo...

con amigos como éstos, me sobran los enemigos
glubs!

eskerrik asko guztioi!!!
Pero, sobre todo, a la familia Aldama, anfitriones de chapeau!

albardäo dijo...

y... ¿persona?
¡Pero si soy el animal más parecido a una persona que conozco!
Además, si uno es lo que come (Arguiñano dixit, y ese sí que sabe de animales), soy más harpagofito que otra cosa.

Ander Izagirre dijo...

Qué gustazo. Menuda comilona y menuda chusma tan divertida. Mil gracias a los Aldama. Y repito la frase de Francis: si aquello era una ensalada, ¿qué es lo que hemos comido hasta ahora en casa?

Por si a alguien le preocupaba: la furgoneta arrancó a la primera... a la tarde siguiente, cuando un mecánico de Alonsotegi descubrió una manguerita agrietada por la que entraba aire al gasoil. Ante el cachondeo general, seguiré defendiendo los vehículos viejunos en los que no hay componentes electrónicos: se cambia un cacho de goma de 15 centímetros, se le pagan 27 euros y una botella de txakolí Aldama al mecánico, y marcha pa casa.

Ander Izagirre dijo...

Y, por cierto, gracias también a los señores de Mendizabal Larrea. Mi defensa de los vehículos viejunos sería menos convencida si no hubiéramos tenido una cama enorrrme donde dormir y un coche en el que ir a Sestao a dar la charla.

Zigor Aldama dijo...

Bueno, claro, es que los que marchasteis antes no pudisteis disfrutar del espectáculo que nos ofrecieron Ander y Mendi con sus respectivos vehículos.

En primer lugar, ni siquiera con la pericia mecánica de Josu, Ander fue incapaz de sacar su fragoneta del recinto de la casa, y tuvo que dejarla allí hasta el día siguiente. Yo ya pensaba en el desguace pero acabo de enterarme de que nuestro Txakoli tiene diferentes usos...

Finalmente, cuando pasadas las diez de la noche la pareja de viajeros decidió montarse en el flamante Volvo de Mendi, el coche se precipitó al canalillo de la carretera, impidiendo la marcha del mismo. Con todos los ocupantes fuera, y con la ayuda de un madero, su ya no tan orgulloso propietario consiguió sacar el coche. Al grito de '¡vaaaaamonos de aquíiiii' consiguieron llegar a Bilbao, por lo visto, sanos y salvos.

Fin

Lucía Martínez Odriozola dijo...

No entiendo cómo habéis tardado tanto en contarnos esto. Me mondo de risa.

teresa dijo...

Gracias a todos.
Fue un placer recibiros en "vuestra"casa.
Os mandare la receta de la ensalada pero la patente es de los Aldama,como el txakoli.
Os esperamos en la vendimia.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Teresa:
¿Vuestra casa? No sabes lo que acabas de decir. ¡Al abordaje!

mendi dijo...

Teresa, eres un encanto
¿tienes novio?

 
Free counter and web stats