miércoles, abril 16, 2008

El escritor se sobrepasó

David Benedicte entrevista a Carlos Ruiz Zafón , autor de 'La sombra del viento' en la sección 'Desayuno de domingo con...' de XLSemanal. No se puede ser más estúpido. Y eso que está promocionando el libro que saldrá el jueves.

XLSemanal. Confiese, ¿se escribe de la misma forma después de un éxito del calibre de La sombra del viento?
Carlos Ruiz Zafón. Se escribe exactamente de la misma forma, palabra a palabra, letra a letra. XL. ¿Dónde existe más presión: entre best sellers y el ámbito editorial o en el día a día de una agencia de publicidad?
C.R.Z. Hace casi 20 años que no piso una agencia de publicidad ni tengo nada que ver con ese mundo, así que no tengo la menor idea ni modo de comparar. No creo que tenga nada que ver una cosa con la otra.
XL. ¿Qué echa de menos de su antiguo empleo; si es que echa algo de menos, claro?
C.R.Z. Supongo que vuelve a referirse usted a mi empleo de primera juventud. Como le digo, de eso hace ya 20 años. Hace mucho ya que me dedico simplemente a escribir y ése es el único empleo que conozco.
XL. Sabemos que el tiempo, y más el del novelista, es relativo, ¿pero por qué ha tardado tanto en entregar El juego del ángel? ¿Se bloqueó usted acaso?
C.R.Z. El tiempo del novelista también incluye viajes, presentaciones y otros asuntos que se comen espacio, años y energías. He tardado todo este tiempo porque no he sido capaz de hacerlo antes.
XL. ¿Cuántos ejemplares tiene previsto firmar este próximo Sant Jordi?
C.R.Z. No lo sé. Intentaré firmar los que los amables lectores tengan a bien traerme. No es una carrera de caballos.
XL. ¿Concibió realmente La sombra del viento como una tetralogía o es que el exceso de ventas obliga?
C.R.Z. En realidad era un truco para provocar preguntas astutas como la suya.
XL. ¿Qué le gustaría estar haciendo ahora mismo en lugar de esta entrevista?
C.R.Z. Lo que más me gusta en el mundo es hacer entrevistas como éstas.

XL. Lo suyo con los dragones, ¿a qué se debe?
C.R.Z. [Silencio].
XL. Lo decía por sus llamativas camisas de dragones, ¿cuestión de estética o de ética?
C.R.Z. Ética. Acérquese un poco y le pegaré un zarpazo.
XL. El escritor es usted: defínase en menos de ocho letras, por favor.
C.R.Z. Novelista. Una palabra. Con las otras siete se puede usted hacer una pulsera.
XL. El ex creativo es usted: véndame El juego del ángel en menos de cinco.
C.R.Z. No tengo ni la más mínima intención de venderle a usted nada.

¿Este escritor no sabe que las entrevistas se publican? No era necesario que nos pareciera un genio, ni siquiera buen escritor, bastaba con que no nos cayera mal.

La foto, de la web del escritor.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo. Creo que usted proyecta sus fobias contra el escritor y utiliza sus respuestas para justificar sus prejuicios. A mi las preguntas que le hacen me parecen tan estúpidas, tan ofensivas y tan fuera de tono que no me extraña que las respuestas sean cortantes o sarcásticas. Una entrevista con tono insultante hacia el entrevistado se descalifica a si misma. Menuda profesora de periodismo esta usted hecha. Le saldrán los alumnos como el cretino que ha hecho esta entrevista típicamente made in spain. Supongo que la entrevista iba dirigida a un público como usted. A mi personalmente este escritor me cae ahora mucho mejor despues de leer esa entrevista porque en vez de seguirle el juego al idiota de reportero lo pone en su sitio. A eso se llama integridad y tiene poco que ver con intentar caer simpático a los papanatas.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

No voy a dar la bienvenida a quien viene a mi casa a insultarme a mí y, de paso, a los alumnos de la Facultad en que trabajo. Puedo haber estado poco atinada en una afirmación, acaso en todas, pero no me inspira ningún respeto quién antes de la una de la madrugada se da un paseo por un blog, o por algunos, para soltar lastre de bilis antes de acostarse plácidamente sobre una cama de faquir.
Luego, anónimo no es bienvenido.
‘Desayuno de domingo con…’ es una sección fija con un estilo característico. Zafón no está obligado a saber eso, pero sí a escuchar al periodista cuando le solicita la entrevista y le avisa de dónde será publicada y qué espera de él. Si acepta la entrevista, la acepta para esa sección, no para las páginas de una revista literaria en la que hablar de la aportación del propio Zafón a la literatura universal.
Por esa sección han pasado decenas de ciudadanos y nadie se ha visto nuca tan claramente afectado por el tono de las preguntas. Le bastaba con no haber aceptado y ya está. Pero sucede que la tirada de XLSemanal es millonaria, la entrevista corta y muy leída y él, Zafón, saca mañana jueves ni más ni menos que un millón de ejemplares de un libro que acaso no guste tanto como el anterior. Quizá él no se sintiera obligado a esa mínima aportación a una operación editorial de riesgo, pero la editorial se juega un depósito de un millón de libros que prefiere vender. Y para vender se tiene que publicitar.
La última respuesta es reveladora. Zafón, perdón, Ruiz no sabe que las preguntas del periodista son invitaciones a que él hable. El redactor le cede las últimas líneas para que convenza a los lectores de la revista, que son legión, de que merece la pena leer ese millón de ejemplares que salen a la venta. Y Ruiz confunde la invitación del periodista con una conversación privada entre ellos. “No tengo ni la más mínima intención de venderle a usted nada”. A Benedicte no le vende, fijo. Pero podría habérnosla vendido a todos los demás, que somos mucho más que uno: Somos el millón de compradores que necesita.

Ander Izagirre dijo...

¡Valiente, anónimo!

Anónimo dijo...

Me he indignado mucho. Y quería decirlo. ¡Un ataque anónimo!, a mi juicio, es doblemente cobarde. Mínimamente firme para ponerle nombre y apellido a la fuente de indignación.

Zuliana Lainez

Ander Izagirre dijo...

No sé si Zafón es simpático o desagradable, no sé si tuvo un mal día o siempre concede entrevistas de mala gana, y no me importa nada.

Pero Zafón como escritor... uf. Leí ochenta páginas de La sombra del viento y me parecieron muy flojas, bastante mal escritas y aburridas. Le envidio el éxito de ventas, por supuesto.

Traigo este comentario de Arcadi Espada, que me parece muy atinado:

"Desconozco las razones del éxito de Ruiz Zafón. Supongo que tendrán que ver con la escritura, aunque no sé bien en qué sentido. He leído la presentación que hace en el periódico de su próxima novela y su prosa es muy escolar, aunque vete a saber tú cómo está ahora la escuela. Respecto a la escritura, sin embargo, mucho más interesante y significativo es el fragmento de la nueva novela que publica el Magazine:

"Una madrugada desperté de golpe sacudido por mi padre, que volvía de trabajar antes de tiempo. Tenía los ojos inyectados en sangre y el aliento le olía a aguardiente. Le miré aterrorizado y el palpó con los dedos la bombilla desnuda que colgaba de un cable. --Está caliente. Me clavó los ojos y lanzó la bombilla con rabia contra la pared. Estalló en mil pedazos de cristal que me cayeron en la cara pero no me atreví a apartarlos."

Etcétera. Es realmente malo. Pésimo. Siete líneas. Palpó con los dedos, declara. Las bombillas son de cristal, descubre. "Mil pedazos". "Clavó los ojos". "Inyectados en sangre". Y estos poderes del muchacho que en una habitación a oscuras ve en los ojos de su padre hasta las venillas. La cuestión principal no es que Ruiz Zafón sea un hórrido escritor. En los negocios esto no es importante. La cuestión principal atañe a sus editores: que después de haberse embolsado alrededor de 70 millones de euros con su primer libro no le hayan comprado al pobre Ruiz Zafón un equipo de correctores o al menos un programa informático de nivel medio. La dejadez editorial (que lo hayan abandonado con sus innumerables anacolutos y sus gozosos problemas de raccord) es lo realmente sorprendente. A menos que la dejadez no sea causa, precisamente, del éxito.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Cuánta razón tiene Arcadi. Y me pasó lo mismo que a Ander.
Yo no me proponía hacer crítica literaria, aunque me alegro de haber leído lo anterior.

Anónimo dijo...

El otro dia veia en las noticias la presentación a bombo y platillo del nuevo libro de Ruiz Zafon, no he leido su otro libro y despues de esa pomposa puesta en escena, la verdad es que no me provoca leer este tampoco. Yo no sere del millón que necesita para hacer el record. No por vender muchos libros se asegura pasar a la historia como un gran escritor, la prueba esta que muchos grandes best-sellers no pasaran precisamente como gran aporte a la literatura universal.
Luego, anonimo es mejor que lea algún manual de educación.

Àngel Pérez

 
Free counter and web stats