viernes, junio 20, 2008

No puedo evitarlo

Me pregunto si las muchas formas de llamar a algo son riqueza o dispersión de voluntades. Para un delito como es la "atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes", tenemos al menos tres nombres: paidofilia, pedofilia, pederastia.
Demasiado. No es el único desacuerdo: Es un mal de difícil cura.
Hace ya tiempo que los pederastas, algunos, declaran ante policías y jueces que lo suyo viene de serie, que no se cura, que son así y nada pueden hacer por evitarlo; que pueden y desean ser rehabilitados; que sufren ellos tanto como sus víctimas, que están condicionados genéticamente.
Ya te digo. Me pregunto si en nuestra sociedad vale lo de "No puedo evitarlo".
¿Qué os parece?


9 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

Afinemos. La pederastia en sí misma no es delito (la atracción sexual por los menores). Lo que es delito es abusar de un menor para satisfacer esa atracción.

Leí un artículo sobre un pederasta que era capaz de controlarse. Sufría, intentaba tratarse psicológicamente y supongo que se mataba a pajas, pero conseguía no hacer daño a nadie. No me gustaría estar en ese pellejo.

Es un asunto peliagudo. Estos delitos son tan repugnantes, probablemente los más repugnantes, que dan ganas de tirar al delincuente al fondo del océano. Pero quizá deberíamos aspirar a algo más. ¿Se podrá hacer algo para tratar esa atracción, para controlarla, para eliminarla? No lo sé, no tengo ni idea. Ojalá la ciencia avance por ahí.

¿La genética? Sin tener ni idea de nada, me da la impresión de que la genética nos va a dar muchas sorpresas en las próximas décadas. Igual hasta nos explica por qué votamos a tal partido o por qué
nos importa el Athletic de Bilbao.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

La academia define pederastia como abuso y paidofilia, como atracción. Creo que te refieres más a paidofilia, pero sí, es cierto que hay que afinar.

Zigor Aldama dijo...

Lo que sucede, también, es que hay quien tiene la cara dura de utilizar lo que para otros es perfectamente legítimo para salvar su pellejo o sacar provecho. Me explico:

Las enfermedades psicológicas son un hecho innegable. Y como toda enfermedad, algunas se curan, y otras no. Supongo que en ese aspecto, sí que se puede aplicar lo de 'no puedo evitarlo'. Uno tiene cáncer y no puede evitarlo. Otro sufre paidofilia y tampoco puede deshacerse de la atracción aunque es consciente de su desviación sexual. ¿O no? Otra cosa es que luego haya gente que aproveche esta circunstancia para cometer delitos sin sufrir de la enfermedad. En ese caso, podríamos discutir si se trata de personas sanas (que lo dudo), y de si se les puede aplicar el 'no puedo evitarlo' (que seguramente no).

Aunque me esté saliendo del tiesto, esto me recuerda a las mujeres que hacen uso del término 'malos tratos' para librarse de sus parejas que no las maltratan. O para conseguir divorcios, o custodias de los hijos. No hace mucho, en España, preparé un reportaje sobre divorcios, y me encontré muchos casos de estos. Sinceramente, me parece terrible que haya mujeres que utilicen una lacra social como la violencia de género para lograr sus intereses.

Pero así somos los humanos (o muchos al menos) y así funciona el mundo. Si no, que se lo digan a los iraquíes. Es que los estadounidenses no pudieron evitarlo.

¡Qué desvarío! Pido disculpas... Es que China afecta a la salud mental, y no he podido evitarlo.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Zigor:
Mira que podías haber elegido casos y casos de delincuentes que enmascaran el delito para obtener beneficios; mira que el día a día nos ofrece ejemplos de cómo se aplica la trampa a la ley. Pues no, él ha tenido que referirse a una cuestión que es motivo de una gran sensibilidad en este blog.
No sé si recuerdas, pero el año pasado, cuando aun tenía el pellejo muy duro, dedicaba una flor en este blog a cada una de las mujeres asesinadas por sus compañeros.
Ese es un tema muy delicado y no sirve para ilustrar ni contrastar ni argumentar ni repudiar, o lo que sea, un delito tan absolutamente miserable como el abuso de menores.
Te has confundido de pleno. Y no le voy a dedicar más tiempo. Solamente quería hacer de notario, no sea que el silencio tras tu comentario fuera interpretado en el futuro, cuando los marcianos nos conquisten, como consenso.

Zigor Aldama dijo...

Precisamente por lo inhumana que es la violencia de género, su uso interesado me parece todavía más vil. Eso es lo que quería decir.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

¿No crees que la mayor vileza es precisamente que es humana?

Zigor Aldama dijo...

Tienes toda la razón, lo de inhumano se me ha ido porque sigo queriendo creer que en el fondo somos bondadosos.

albardäo dijo...

Humana del todo, Luci, aunque parece que el hombre y la mujer que conocemos es el eslabón perdido entre los monos y el ser humano.
Habrá que seguir esperando.

Anónimo dijo...

quería decir "son"

 
Free counter and web stats