miércoles, mayo 21, 2008

Nada de nada


No comparto nada con esta mujer, ni siquiera el sexo
Se trata de Victoria Beckham (solo cerca de 13 millones de impactos en Google), la personificación de la vacuidad total. Ni siquiera hablo de frivolidad porque, acaso en algunos aspectos podría coincidir con ella. Lo de esta muchacha es grave. Pero, de algún modo, contagia. Y para ello no hay sino leer con atención esta información de El País, resumen de una comparecencia en la BBC. Un derroche de minutos que bien podían haber sido usados para cualquier otra cosa, por ejemplo, para hablar de fútbol o de focas.
En esa información la tratan como...
"... la mujer de David Beckham...", y la llaman por el nombre de pila, Victoria, ejemplos del abecé del sexismo.


1 comentario:

albardäo dijo...

Pero aún hay esperanza. Victoria ha dicho que "sin tacones no puedo pensar", lo que da a entender que, con tacones, piensa. Y "focaliza". Lo que no sabemos es si el "palabro" es de cosecha propia o si lo ha introducido el traductor de turno (por compasión, quizá).
Pero sí, estamos creando inocentes monstruos, compañera.

 
Free counter and web stats