domingo, mayo 04, 2008

Emociones y rivalidades

Edurne Pasabán es una alpinista vasca que se ha propuesto alcanzar la cumbre de los 14 ochomiles del mundo. El último, el Dhaulagiri.
Ayer sábado, los dos diarios vascos del grupo Vocento, El Correo y El Diario Vasco, publicaban una entrevista con la alpinista. El texto es el mismo, o casi, sin embargo la titulación es completamente distinta.

EDURNE PASABAN, HIMALAYISTA
«Empecé a llorar de emoción cuando aún estaba a media hora de la cima»
La tolosarra se cruzó cerca de la cima con la austriaca Kaltenbrunner, su rival en la carrera de los ochomiles


EDURNE PASABAN, ALPINISTA
«En la cumbre vives momentos que a veces no se pueden explicar»
La montañera tolosarra llegó ayer al campo base tras hollar el Dhaulagiri con la expedición 'Al filo de lo imposible'

No voy a entrar a juzgar cuál de los dos tiene más tirón, pero sí se pueden hacer algunas reflexiones.
El titular de El Correo selecciona una frase en la que ella habla de los sentimientos, de cómo lloró incluso antes de alcanzar la cima. No es aventurado pensar que, si se hubiera tratado de un varón, el titular habría hecho referencia a cuestiones técnicas; pero probablemente también el alpinista, él, habría obviado hablar de sus emociones e, incluso, las habría ocultado. La selección del titular es otra de las asimetrías que se producen cuando hombre y mujeres son objeto de atención en los medios de comunicación.
La siguiente reflexión tiene que ver con el subtítulo, también de El Correo. Algunas personas tienen una tendencia, la mayor parte de las veces inconsciente, a presentar a las mujeres como rivales, como si compitieran constantemente. Es cierto que algunas mujeres rivalizan entre ellas, Pasabán y Kaltenbrunner están compitiendo por poner su nombre, el primero de mujer, en la lista de quienes han coronado los 14 ochomiles. Pero también es verdad que la competitividad es mucho más propia del carácter masculino y no se destaca en tantas ocasiones.
La foto es del equipo de 'Al filo de lo imposible'.

4 comentarios:

Kike Alonso dijo...

Piensa que el general el tratamiento de El Correo es en todos los puntos mejor y en ningún momento, pienso que, se le puede achacar sexismo.

El titular del Diario Vasco no dice nada que no sepamos, o al menos imaginemos. Sin embargo, el de El Correo muestra una situación personal emotiva, con sentimiento, y muy descriptiva. Y no es sexista, si un deportista masculino llora, no se cambia de foto o se elude hablar de ello. Échale un ojo por ejemplo al texto que publicó El Correo cuando Juanito culminó su carrera de ochomiles. Una frase muy similar va en el lid y es la primera cita textual tras un titular sin discusión. http://servicios.elcorreodigital.com/servicios/annapurna/entrevista.html


Y sobre el subtítulo, pues yo pensaba que los que competíamos por tenerla más larga a cada instante éramos los hombres. Más bien creía que la imagen que se daba de la mujer era de blanda y demasiado maternal (insertemos aquí el nombre de alguna ministra) y no de un género competitivo. De todos modos perfecto el subtitular porque es curioso que tras tantos años compitiendo y con un buen puñado de ochomiles a sus espaldas justamente se tengan que cruzar cerca de la cima. A mi personalmente, que he estado en alguna rueda de prensa de Pasaban, me ha resultado muy curioso el dato y descriptivo del hito que pretende conseguir.

Sin más, ya me voy.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Hay dos partes: las emociones y las rivalidades. Y en ambos casos yo tomo como referencia los titulares, no el texto.
El ejemplo que trae Kike (y que yo intenté conseguir en la red pero estaba inaccesible, al menos para mi paciencia y poco tiempo) es muy bueno, porque demuestra que, a pesar de que tenían la emoción de Juanito, no titularon con ella. Ni siquiera subtitularon. La dieron en un lugar privilegiado del texto, en el lead, sí, pero en el texto.
Y con respecto de la alexitimia, tan generalizada entre los hombres, es evidente que sería grave que alguien tuviera problemas para expresar la emoción de alcanzar el último ochomil.
La rivalidad. Efectivamente, son ellos quienes pelean por tenerla más larga. Eso ya lo decía yo en la última frase.
Y ahora, que a Pasabán le falta tan poquito para poner su nombre en ese listado de 16 personas que han alcanzado las 14 cumbres, es probable que se encuentre con Kaltenbrunner muchas veces. Lo bueno es que se crucen cuando Edurne ya baja.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Lo había olvidado: Estoy de acuerdo en que el tratamiento (de todo) en El Correo es mejor.

June Fernández dijo...

Mi concepto de tratamiento informativo no sexista no es simplemente titular igual una noticia protagonizada por un hombre que otra protagonizada por una mujer.

Hay que pensar qué imagen va a dar, si perpetúa unos roles tradicionales. No se trata de hacer un periodismo aséptico, equidistante, sino de combatir los estereotipos y tener en cuenta al escribir el contexto social y el efecto que va a tener el titular en la gente. En este caso, para mí el efecto, en el mejor de los casos, es hacer pensar: "Mira que mona, cómo llora la pobre".

 
Free counter and web stats