viernes, diciembre 29, 2006

Cosas que me preocupan (1)

La semana pasada la Real Academia de la Lengua Vasca celebró una de sus reuniones y sucedió algo insólito: era la primera vez en que, concurriendo un solo candidato a una plaza, era rechazado. Al presidente, Andrés Urrutia, no le gusta nada de nada, pero nada, que los medios de comunicación informen sobre la institución más allá de aquello que divulga el gabinete de prensa. Es más, da la sensación de que el objetivo de la creación del gabinete no es facilitar a la institución las relaciones con los medios o a los periodistas el acceso a la información sobre la institución, sino que se publique solamente aquello que él cree que se debe publicar.
A Urrutia no le gustó la información que yo publiqué el sábado pasado. Esta semana le he solicitado una entrevista para analizar las causas del rechazo a uno de los candidatos, y tras alguna larga del tipo "Tengo mucho trabajo", ha concluido por dejar ver la patita por detrás de la jefa de prensa de la institución:

-Andrés Urrutia no quiere hablar contigo.
-Ah, Andrés Urrutia no quiere hablar con El Correo.

De ahí a diez minutos, Urrutia hace que la jefa de prensa vuelva a llamar:
-Andrés Urrutia no quiere hablar contigo.


Andrés Urrutia cree que el presidente de Euskaltzaindia puede decidir qué redactor de un medio cubre la información sobre la institución. Andrés Urrutia cree que puede imponer la línea editorial de un medio de comunicación. Andrés Urrutia cree que es potestad suya decidir qué académicos de la casa hablan con un medio y quiénes no y en qué términos. Andrés Urrutia se cree que puede dirigir no uno, sino todos los medios de comunicación. Andrés Urrutia se cree que es el propietario de la información sobre la institución. Andrés Urrutia es un tipo de esos que en cualquier sociedad democrática causa graves preocupaciones.

A mí me preocupa que la Academia esté presidida por un tipo como Andrés Urrutia que se cree que si él no habla, la información no se publicará. Andrés Urrutia dice: "Como yo no voy a la fiesta, no la puedes celebrar". Pero la fiesta la haremos sin Andrés Urrutia.

6 comentarios:

Nahum dijo...

Bravo, Lucía, bravo.

Cuarto poder en estado puro. Toda una lección.

Zigor Aldama dijo...

Vergonzosa la reacción de Urrutia, pero me gustaría introducir una pregunta:

¿Creéis que un cargo público como el susodicho está en su derecho al decidir con qué medios y periodistas habla? Como individuo, sin duda podría hacerlo. Pero cómo jefe de una institución pública yo creo que no.

Anónimo dijo...

Ahilehasdáu. Y lo mejor es el (1) del título, que promete al menos un (2).

Ander

David Álvarez dijo...

¿Qué hará El Correo cuando el tipo este finalmente quiera que le entrevisten (por esto o por cualquier otra cosa), pero diga que tiene que ser otro periodista? ¿O cuando quiera promocionar unas jornadas o lo que sea?

También espero el (2) y el (3)...

Lucía, con las cejas levantadas, dijo...

A la pregunta de Zigor: Quien establece qué redactor cubre un tema y cómo lo hace es la dirección del medio.
A la de David: Aplicar la respuesta anterior.

June dijo...

Claro. Es que me parece una reacción tan necia... Lo que publica la periodista ha sido revisado y aprobado por la dirección del periódico por lo que cabría esperar un tratamiento similar a la entrevista por parte de otro compañero porque es el enfoque que ha aceptado la dirección.

En fin, puedo entender (aunque me parece mal porque, como dice Zigor, se trata de una institución) que ese señor evite a ciertos medios pero que se atreva a señalar a dedo los buenos periodistas y los que no son dignos de entrevistarle me parece increíble. Como bien dice Lucía eso compete única y exclusivamente a la dirección del medio.

 
Free counter and web stats