jueves, mayo 04, 2006

Libertad de prensa, ¿para qué?


Para que al menos un periódico me informe de lo que necesito, de lo más cercano, para que me ayude a calibrar la diferencia e importancia de las cosas que suceden, para que me las exponga de manera comprensible, para que lo haga de forma inequívoca y precisa, para que me muestre todas las caras de la realidad, para que aspire a explicarme el contexto en que sucede lo que sucede.
Y además... que esté escrito correctamente, con arreglo a las normas del idioma, que sea agradable de leer, que tenga ritmo y pulso literarios, que se someta a la verdad, que me guste, que me haga disfrutar, que no me obligue a preguntarme por qué razón he vuelto a pagar 1 euro por ese haz de papel. Porque, además, debe ser de papel.

4 comentarios:

Paniagua dijo...

Sobre la libertad de expresión opinamos lo mismo que las chicas de mi pueblo sobre los novios: a los veinte años, que el pretendiente guste, tenga, venga y convenga; a los treinta; que tenga, venga y convenga; a los cuarenta años, la chica se conforma con que el posible novio venga y convenga; y a los cincuenta, sólo que venga. Pues eso: nos vamos acostumbrando tanto a los recortes de libertad, que al final nos conformamos sólo con poder pronunciar esa palabra.

Lucía dijo...

No sé si darme directamente por aludida. ¿A ti quién te ha dicho mi edad? Y sobre todo, ¿cómo sabes con qué me conformo? ;-))

E.J.G. dijo...

Hola, Lucía:
Acabo de ver tu blog y me ha parecido muy interesante. Enhorabuena. Creo que Ander tiene razón: tenemos muchas cosas en común. Gracias por tus aportaciones y ojalá que sigamos compartiéndolas. Ánimo y, aunque sea un poco tarde, feliz día de la libertad de prensa.

Lucía dijo...

Bienvenida, Eva. Gracias.

 
Free counter and web stats