viernes, octubre 26, 2007

Una de racismo y...


Un revisor de una compañía catalana de trenes ha sido apartado de su puesto de trabajo a una oficina por haber solicitado el billete a un negro. El problema es que el en el vagón viajaban muchas más personas y solamente le pidió el billete al negro. Éste se sintió distinto y se negó a darle el billete (que sí llevaba). El revisor decidió agrandar aún más el despropósito y detuvo el tren hasta que llegó la autoridad. Los viajeros, los blancos a quienes no había solicitado el billete, se soliviantaron. No sé sabe si por el racismo o por el retraso que se iba a provocar. El ciudadano negro era cubano, residente en España, papeles en regla.
Pero me ha llamado la atención la insistencia de los diarios en señalar que era pediatra. Me pregunto si será más delito el racismo con un pediatra que con un camarero o incluso con un parado.

La información, aquí.
En la foto, el pediatra.

2 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Me he dado cuenta de otra cosa: Y él, ¿por qué muestra el billete? ¿El racismo es más racismo si él, además, lleva billete?

June Fernández dijo...

Ya, interesantes tus apreciaciones. Las minorías siempre tienen que demostrar más (tener trabajos prestigiosos, cumplir las normas...) para gozar del mismo respeto que el resto. Y añado otra pregunta: ¿hubieran despedido al revisor si el negro no hubiera llevado billete y además hubiera sido un hombre de clase baja?

Igual recordarás una entrada en mi blog de cuando coincidí con una cuadrilla de adolescentes de diferentes etnias en un autobús, y en apenas 5 minutos se enfrentaron a dos reacciones racistas. Para que luego presumamos de lo igualitarios y hospitalarios que somos.

 
Free counter and web stats