lunes, octubre 01, 2007

Un marido despechado

'Yoyes' abandona ETA y deviene madre. Y en su diario escribe dos años antes de su muerte que su vida está en manos de ETA; «como si fuese un marido abandonado por su mujer y que, mientras nadie lo sepa, mantiene la esperanza de que regresará». Una mujer entrevistada para la escritura del libro describe el asesinato de 'Yoyes', como «la venganza de un marido despechado».

El texto pertenece a una entrevista a doble página que ayer publicaba El Correo. La entrevistada, Carrie Hamilton, es canadiense y acaba de publicar el libro 'Women and ETA'.

6 comentarios:

Nahum dijo...

¡¡Jesús, vaya analogías!!

Y ese "deviene madre", como si fuera una cosa del espíritu santo...

Uf.

Ander Izagirre dijo...

Venía yo a comentar este "deviene madre"... y ha sido un gusto encontrarme a Nahum.

También venía a recordar aquel miserable reportaje de El País en el que describía la ikastola en la que yo estudié como un hervidero de alevines etarras. El reportaje se títulaba "Los hijos de Yoyes", porque el hijo de Yoyes estudiaba allí, y describía el infierno nacionalista en el que se adoctrinaba a los chavales de 16-17 años, con las consignas de Jarrai sonando por el patio. Nunca me he puesto tan furioso leyendo un reportaje. La periodista se inventó un escenario terrorífico, el que tenía planeado describir antes de poner un pie en la realidad. Y lo más miserable es que pintó a ciertos profesores como tipos complacientes y medio colaboradores con la doctrina Jarrai, cuando a esas mismas personas les llegaron a romper los cristales de los coches y a hacerles pintadas precisamente porque se oponían a los desvaríos de cuatro adolescentes jarraitxus zumbaos que inevitablemente pululaban por un centro con dos mil alumnos y que pretendían controlar el cotarro. Jamás lograron nada, gracias al coraje de esos profesores.

También fue muy repugnante que recurrieran al hijo de Yoyes como símbolo de una supuesta generación adoctrinada a golpe de Sabino Arana y Artapalo. Qué narices pintaba ahí el chaval.

Su padre, el viudo de Yoyes, fue mi tutor en 3º de BUP y en COU. Nos daba Arte y Filosofía. Y era uno de los profesores de la ikastola a los que más aprecio tuve (y sigo teniéndolo: me lo encuentro por la calle cada dos por tres). Qué asqueroso fue que pringaran a esta familia, precisamente a una familia cuya madre falta por un tiro en la nuca.
Y todo por hacer una maldita jugada propagandística: el reportaje se publicó una semana antes de las elecciones vascas.

En fin, me he ido por las ramas, pero de vez en cuando conviene echar la pela.

June Fernández dijo...

Yo también me he quedado pasmada con ese "deviene madre". Me alegro, Ander, de que te hayas ido por las ramas. Dudo que el análisis más sesudo sobre el tema me hubiera conmovido y dado que pensar tanto como tu comentario.

Vosotros que por cercanía geográfica o por edad conocéis mejor la historia, ¿créeis que se ha idealizado a Yoyes? ¿Y qué os pareció la peli?

Hace tiempo leí un artículo titulado "Mujeres de ETA: la cuestión del género en la clandestinidad". Lo mismo a alguien le interesa: http://www.lafactoriaweb.com/articulos/miren4.htm. A mí no mucho, la verdad, más que para reafirmarme en que es grotesco que quienes asesinan, secuestran, amenazan y extorsionan puedan presumir de igualitarios y revolucionarios.

Nahum dijo...

Ander, todavía recuerdo tu carta al director y la mini-entrevista que te hice para un trabajo de Deontología. Obviamente, elegí aquel reportaje de ¿Sol Alameda?

David Álvarez dijo...

¿No se os hace el periodismo cada vez más difícil?

Ander Izagirre dijo...

A mí se me hace cada vez más lejano. A veces me da la sensación de que el periodismo de los grandes medios va creando una burbuja de asuntos que se van despegando de la tierra y van flotando, cada vez más lejos. Por eso fueron magistrales las crónicas de Eresfea sobre la invasión de cucarachas en Montevideo.

 
Free counter and web stats