martes, enero 30, 2007

3

Se llamaba Rita de Cássia, vivía en Soria, tenía 38 años, una hija de 5 años y el divorcio formal desde el 1 de enero. Ella había dado todos los pasos para deshacerse de su marido. Él la esperó, a la puerta del bufete de abogados que le llevaba el divorcio, escondido tras un coche y armado con una escopeta. La mató. Después se fue con el coche a un lugar llamado Fuente la Teja. Se disparó en la cara. Una avería, pero sigue vivo. Ella era de origen brasileño y nacionalidad española.
Esto fue ayer lunes. El domingo había sufrido una agresión.
La flor es maracuyá.

2 comentarios:

Mumiç dijo...

heavy metal este post de hoy

KLN dijo...

Si fuera de Cataluña en lugar de Soria su ex no podría heredar. Lo he leído aquí http://www.20minutos.es/noticia/196687/0/reforma/herencias

 
Free counter and web stats