lunes, enero 22, 2007

1



Se llamaba Rosario y vivía en Miguelturra, un pueblo de Ciudad Real. Tenía 41 años y estaba separada. El asesino se llamaba J. M. M. V. y se ahorcó después.

Ella nunca le había denunciado, no había orden de alejamiento. Tenía dos hijas: una de 20 años y otra de cinco. El padre había cogido a la pequeña el pasado viernes, la llevó a casa de sus abuelos en Madrid y volvió a Miguelturra a matar a la que había sido su esposa.

Es la primera mujer asesinada este año a manos de su esposo o compañero.
La flor es una mimosa, el primer árbol que florece cada año.

1 comentario:

jmr dijo...

Albergábamos la esperanza de que el contador no se pusiera en marcha, pero se ve que los milagros no existen.

Un saludo

 
Free counter and web stats