jueves, octubre 16, 2008

El conocimiento de la felicidad

"Ahora casi que me extraña que una chica tan joven, yo no había cumplido todavía los dieciséis, que una cría lo pensara así, pero es la verdad; tu padre me empezó a gustar no como te gustan los chicos a esa edad, porque son guapos o simpáticos... no sé...como si hubiera empezado a quererle directamente sin pasar antes por nada, por ningún otro sentimiento. Ahora casi me extraña, porque yo era una niña, pero te aseguro que lo pensé casi con estas mismas palabras. Pensé que Martín sabía de verdad lo que era la felicidad, que la distinguía y que por eso me iba a hacer feliz toda la vida. Fíjate tú, entenderlo con quince años...no sé cómo explicarlo... como si fuera posible entender la pasión de antemano. Yo me enamoré de tu padre así, segura de que nada en la vida me iba a dar tanta alegría como estar con él".

Etxenike, Luisa. El ángulo ciego. Barcelona, Bruguera, 2008. Pág. 149

La escultura es de Evelyn Williams.

5 comentarios:

albardäo dijo...

Oso ona
Si no lo has leído, tienes que leer "Vino", Lucía.
Esta mujer me encanta. Su mirada es un bisturí.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Acabo de hacerle una entrevista, que publicaré la semana que viene. Me encanta hablar con ella. Y esta novela, que se presenta la semana próxima, es muy buena.

albardäo dijo...

pues no me la pierdo

June Fernández dijo...

Es realmente precioso. A mí también me emociona. No he leído a Luisa Etxenike. Esto me hace pensar que ya me vale.

Martín Bolívar dijo...

Emocionante, te toca el alma, el corazón.

 
Free counter and web stats