miércoles, octubre 18, 2006

4,8% versus 50%

El 4,8% de 250 agentes son doce casos de cáncer en 5 años. El 50% de 60 son 30 casos de tumefacciones que han conducido irremediablemente a que a 30 mujeres les sea extirpado el útero. La operación se llama histerectomía. Pero me estoy adelantando.
El Ministerio del Interior investiga un brote de cáncer en el Centro de Proceso de Datos de El Escorial. El ordenador que se aloja allí se llama Clara y para trabajar a gran velocidad necesita una subestación eléctrica a poca distancia. Además, hay antenas y etecé. El caso es que en muy poco tiempo se han producido 32 casos de tumores malignos. Treinta de ellos, el 50% de las mujeres que trabajan allí, han sido de útero y las ha abocado a la histerectomía. Eso quiere decir que esas mujeres no podrán ser madres biológicas, que pasaron por grandes temores, por al menos una intervención, que se sentirán mutiladas y que nadie les podrá quitar el miedo de que otro tumor se instale en su cuerpo.
Otros 12 casos, que suponen el 4,8% de una plantilla de 250, han sido casos de cáncer. Cinco de esos agentes murieron. Ese 4,8% supera en mucho a la media española, que está en 1,8%. Vale.
Preguntas: ¿Por qué sabemos en cuánto está la media española de esos 12 casos y no tenemos ni pajolera idea de cuántas histerectomías sufren las mujeres? (Yo conozco apenas un par de casos de un buen montón de amigas. O sea, que tengo la impresión de que la histerectomía no tiene la misma incidencia que una gripe común). ¿Por qué han titulado con los doce casos y han adelantado esa información mientras que los casos de cáncer de útero están hacia la mitad del texto? ¿Tendrá alguna base la teoría de la conspiración contra las mujeres y será verdad eso de que el 4,8% es infinitamente más relevante porque lo han sufrido los hombres?

La información se puede leer aquí y la imagen es de aquí.

3 comentarios:

Zigor Aldama dijo...

Acabo de ver en el telediario la noticia a la que haces referencia, y aquí sí han prestado especial atención a la situación de esas mujeres.

Me sorprende que, con esos datos, en el medio al que tú haces referencia no se le haya dado más importancia. Resulta despreciable qeu no se haya hecho.

Ander Izagirre dijo...

Cuando yo he pinchado en el enlace, la noticia ya no estaba titulada con los doce casos, sino con esto: "Interior investiga si el superordenador 'Clara' provoca cáncer entre empleados". Y subtitula con el dato de las cinco muertes.

Es cierto que en esta versión el elevadísimo número de tumores de matriz tampoco se menciona hasta unos cuantos párrafos después. Y me llama la atención un dato impreciso: "unas treinta mujeres", dice, "han sido sometidas a operaciones de histerectomía". ¿Unas treinta? ¿No hay manera de contarlas bien? Bueno, supongo que ya harán un informe más preciso de los hechos.

Me temo que el titular que tú mencionas y la menor importancia que se le dan a los tumores de las mujeres se explican por la torpeza de los redactores. Lo de la conspiración contra las mujeres no me cabe en la cabeza (y mira que es grande, que uso txapelas tamaño ovni). No me imagino a los periodistas (hombres) juntando los datos y diciendo "bah, lo de las 30 mujeres operadas entre 60 no importa, si total son mujeres". Ni tampoco creo que un subconsciente machista les lleve a relegar el dato. Mi hipótesis es que en la exposición de los datos han sido muy torpes, muy poco cuidadosos y muy poco respetuosos.

Lucía (con una honda sin piedra) dijo...

Quizá quien ha sido torpe en la exposición de los datos es la fuente, y los redactores no los han reordenado.
Evidentemente no creo en la teoría de la conspiración, es más, me mondo de risa imaginándome a los redactores reunidos cada mañana pensando en cómo fastidiar a las mujeres. Otra cosa es que actúen bajo en apremio del reloj y dotados (es un decir) de una importantísima inconsciencia.

Este dejarse arrastrar por las prioridades de las fuentes es un mal importante del periodismo actual, sobre todo cuando nos enfrentamos a gabinetes de comunicación muy dotados de gente y medios y con todo el tiempo del mundo para elaborar muy buenas estrategias de comunicación. Frente a esos goliats siempre veo un david enanito, muy muy pequeñito, pero que entrecierra los ojos y deja que se encienda una interrogación en su cabeza. Ese es el camino para seguir cuestionándose muchas más cosas.

 
Free counter and web stats