viernes, junio 29, 2007

Curso de gramática

Un buen amigo, Juan L. de la Cruz Ramos, me hizo llegar hace unos meses el manuscrito de su (por aquel entonces) última obra, de título: 'Curso de gramática'. Se trata de un conjunto de poemas con apariencia de lecciones de lengua, pero es más. Son, a secas, lecciones.
En el prólogo trae la definición de 'Gramática'.- s. f.-Dícese de lo imposible de la ciencia, de aquella que pretende el arte de cómo se habla y se escribe correctamente, de aquella que pretende una ilusoria preceptiva, incolora, que lo haga factible. (Diccionario de ideas y cadenas sin fines).

Un ejemplo de alguna de sus páginas:

Áyax
(establezca las correspondencias adecuadas entre las prótasis y las apódosis condicionales)

1-Si no tuvo padres ni fuentes
2-Si demasiado a la bandera
3-Si la revolución es la inteligencia
4-Si me faltan ellas
5-Si no fueras por eso culpable
6-Si al enemigo con enemistad
7-Si odias constantemente más allá de la suerte
8-Si el mal no poseyera en absoluto el miedo
9-Si los hombres fueran más altos y más anchos de espaldas
10-Si no hubieras sido un hombre malo, un héroe,

a- simplemente no a la fuerza
b- imposible hablar eternamente
c- quién más que tu podría hacerme las veces de patria
d- no serían más sólidos
e- la felicidad se agazapa en las dulcerías
f- no haría la ley
g- no hay poema
h- la tragedia griega nació perfecta
i- convencido como estoy de que volverá a encontrarte
j- no te habrías suicidado


Yo, sin duda, combino 4b y 9d. Pero faltan 8. O muchas más.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si me faltan ellas no hay poema

Si el mal no poseyera en absoluto el miedo no haría la ley

J. Z. dijo...

Vuelve la escritura alambicada y sincopada de Juan de la Cruz, quintaesencia gramatical heredera de G�ngora y Graci�n.
Recuerdo sus clases, y el efecto que produc�a en el p�blico. Muchos, entre los que me encuentro, �bamos aunque no estuvi�semos matriculados en sus asignaturas, s�lo por el placer de escuchar.
Gracias a ellas descubrimos la pasi�n en la Yerma lorquiana, la originalidad en el Juan de Mairena de Machado y la crudeza est�tica en el tremendismo blasfemo de Pascual Duarte.

Á. Matía dijo...

Si no fueras por eso culpable, no te habrías suicidado.

Aunque claro. a uno que se ha suicidado no se lo puedes decir...

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo con J.Z.

 
Free counter and web stats