lunes, diciembre 31, 2007

Feliz año

¡Feliz año 2008!
(Pinchad sobre la imagen para verla en movimiento)

domingo, diciembre 30, 2007

«Me trajeron un animal que había comido hachís»



Entre mujeres

NIEVES SOLER RUIZ,/VETERINARIA
«Me trajeron un animal que había comido hachís»

Es la colegiada 701 y la primera mujer en acceder, aun como vocal, a la Junta del Colegio. Su clínica está en Urduliz y su especialidad son los perros y gatos. Nieves Soler, veterinaria.
-¿Se hizo veterinaria porque los animales son mejores personas que algunos humanos?
-La vocación me viene de pequeñita. Con unos seis años estaba en una feria de ganado en Santander, en la Magdalena. Dicen que me perdí, aunque yo no lo creo, porque sabía dónde estaba.
-¿Dónde?
-En primera fila de una vaca pariendo un ternerito. Cuando todos se fueron, me encontraron. Dicen mis padres que la vocación me viene de ahí.
-¿Está de acuerdo?
-A mí siempre me ha gustado.
-¿Desde cuándo pertenece a la Junta del Colegio de Veterinarios?
-Desde abril, y nunca antes había habido mujeres. Sin embargo, en las facultades somos mayoría, en torno al 60%. Cuando estudiaba, los profesores ya nos decían que no entendían cómo había tantas mujeres, porque el trabajo de granja lo consideraban más masculino.
-Sin embargo, en el caserío quien trabaja es la mujer.
-Efectivamente. Lo veían a la antigua.
-Y, en esta clínica, ¿qué hace?
-Medicina general de perros y gatos.
-¿Y si alguien trajera un loro?
-Lo remitiría a un compañero especialista en animales exóticos.
-¿Podría atender a cualquier animal?
-Por conocimiento, sí, pero no tengo el instrumental.
-¿Qué tareas hace?
-El control sanitario de los animales, que es anual. Consiste en hacer un chequeo, vacunas, sistemas obligatorios de identificación. Y otras intervenciones, cuando vienen enfermos o hay que operarlos.Un tigre, de tiendas
-¿Qué le parece que los perros entren en las tiendas?
-Mal. He llegado a ver hasta tigres.
-¿Dónde?
-En un centro comercial de Zaragoza. Cuando estudiaba allí, no había ley de protección animal. El tigre, un cachorro, estaba en venta. Si a nosotros nos estresa una gran superficie, imagine a un tigre.
-Algunos dueños sacan a sus perros con abrigo.
-Es un mercado. Da dinero, son cosas que se piden; sin que me guste, los vendo.
-¿El perro lo necesita?
-No. Pero ese mercado va a más. Aquí estamos por abriguitos sencillos, de cuello vuelto. Pero si miramos en Harrod's, los encontramos con collares de Swarovski; en Japón les hacen la manicura y les pintan las uñas con dibujitos.
-¿Y si para Nochevieja compramos solomillo para el perro? (+)
La foto es de P. Urresti.

jueves, diciembre 27, 2007

¿Censura?


El Correo publica hoy una información sobre los 7 meses que Arnaldo Otegi (enlace a Wikipedia en página semiprotegida) lleva en la cárcel por enaltecer a ETA en un homenaje a un etarra muerto. Es un texto ágil que da cuenta de que estudia Derecho, acude a clases de inglés, no hace deporte ni trata demasiado con un puñado de compañeros condenados por pertenecer a la kale borroka. "Dice que ha ganado peso". ¿Se habrá quitado un peso de la conciencia y lo ha sustituido por otro?


El texto finaliza con este párrafo:



"La opinión de Otegi tampoco ha encontrado salida. Desde la cárcel (donde no tiene impedimento para comunicarse con el exterior, aunque sus cartas y llamadas están intervenidas) sólo ha realizado una entrevista. La información, que se publicó en el diario 'Gara' el 29 de julio, se hizo a través de un cuestionario enviado por correo y respondido por el mismo sistema. Según mandos de la lucha antiterrorista, algunas de las últimas respuestas en las que el ex líder de Batasuna hacía autocrítica ante el fracaso del proceso de paz, nunca vieron la luz. Una circunstancia que mandos policiales achacan a la pérdida de peso dentro de la formación de quien fuera el estandarte de Batasuna durante la última década".

¿Qué es eso?: ¿Censura?, ¿autocensura?, ¿otros?

miércoles, diciembre 26, 2007

Floreros siglo XXI




Era un recurso del que nos valíamos para identificar a un tipo de mujer: “Tiene el aspecto de ser la foto de agosto de un calendario de camionero”. Y del tirón, identificábamos también a un tipo de hombre, que no tenía porqué trabajar en el ramo del transporte pero sabía de los días del año por un calendario de aquellos. Eran clichés, sí, pero nos servían. Este año la idea se ha extendido tanto, que los días del año no nos darían para disfrutar de tanta imagen.
Ignoro cuál es el origen de esta democratización de los calendarios, ignoro a quién se le ocurrió por primera vez participar en esa idea de aficionados al erotismo, pero quién fuera hizo gala de un cierto ingenio; quienes después lo han copiado no solamente carecen de imaginación sino que carecen de pudor y la timidez es un excelente salvavidas para quien siente la irresistible tentación del protagonismo. A mí esos proyectos me producen un aburrimiento tal que bostezo ante la idea de saber de un nuevo calendario. Y son tantos.
Este año, quien quiera puede tener los doce meses de un equipo de rugby vizcaíno, de estudiantes −ellas y ellos− de la Autónoma de Barcelona, de las madres de un colegio de no quiero saber dónde −no sea que mi hijo conozca a alguno de los de ellas− y, en fin, lo más impensable era que la Iglesia se apuntara a la moda y, sin embargo, ahí tenemos a unos jóvenes sacerdotes del Vaticano posando para recaudar fondos. ¿Qué habrá sido del calendario zaragozano y de aquellos almanaques con frases de santos? Porque ellos lo aseguran pero, al ver a los curas del calendario, puede pensarse que se trata de modelos de cualquier firma de ropa un poco recatada.
No obstante, esta moda tan erótica y aparentosa tiene un punto progresista: una buena parte de los meses tiene por objeto a un hombre −varón− bien plantado y orgulloso de exhibirse como objetivo de las miradas. Es un cambio de papeles. La mujer observa, mira, disfruta del cuerpo masculino; deja traslucir sin pudor que acaso sienta algo más que curiosidad, que el cuerpo de un hombre no la deja fría, que como aquel del cliché acaso disfrute de un calendario para su camión. Es un decir. Porque ahora, ella no solamente conduce el camión, sino que lo tiene en propiedad. O quizá el cambio más radical no esté en quién observa −puede ser un hombre que gusta de mirar a los hombres, o una persona que mira a otra persona−, sino en que él se deja mirar, se deja seducir como objeto de atracción. Es el florero del siglo XXI. Ella puede elegir el objeto que le gusta, ese del que disfruta. Y acaso en su fuero interno sonría a la vista de los clichés que ellos han construido y que ahora les obligan. Son más esclavos de ellos mismos de lo que nunca habrían pensado.
Publicado en El Correo el 24 de diciembre de 2007, en Opinión.
La foto es de uno de los del Vaticano.

domingo, diciembre 23, 2007

«Los estudios no tienen que ver con la clase»


Entre mujeres
Birjinia Goienola Landazabal/Asistenta
«Los estudios no tienen que ver con la clase»
Cuando llegó a la primera casa, a limpiarla, aún no había acabado los cursos de administrativo. Ahora tiene 49 años y un trabajo que le deja tiempo libre y le da satisfacciones. Es Birjinia Goienola Landazabal, asistenta.
-¿Qué formación tiene?
-Estudié la básica y después, más que vaga, no era constante, pero hice Administrativo, que eran tres años, en dos.
-¿Y el euskera de dónde le viene?
-De mi padre.
-¿Dónde trabaja?
-En Bilbao, en una casa, atendiendo a una señora mayor.
-¿Cuántos días va?
-Cuatro: libro el miércoles y los fines de semana; siete horas al día. Pero esto es nuevo, hasta hace cuatro años estaba trabajando de 8 de la mañana a 9.30 de la noche.
-¿Y eso?
-Las chavalas eran más jóvenes, no trabajaban...
-¿Con ese trabajo puede vivir?
-Bueno..., sí, porque mi hija también aporta a la economía y además, al vivir con Luis [su pareja], nos arreglamos.
-¿Usted cómo llama a su trabajo?
-Soy asistenta domiciliaria, pero no sólamente se trata de limpiar y hacer las cosas de la casa, sino de atender a quienes viven en ella.
-Éste es un trabajo ingrato, ¿no?
-Lo ingrato es la limpieza. A mí me gusta la relación con las personas y, aunque hay gente rara, yo he tenido suerte.
-¿Gente rara? (+)
La foto es de Mireya López.

Contemporizando


Ésta es la felicitación navideña de La Vanguardia.

viernes, diciembre 21, 2007

Feliz Navidad

Me sumo a esta tarjeta navideña de una televisión. Es un anuncio y dura 45 segundos.



¿Cuántas películas están citadas?

Y comparto esto, que son siete minutos muy divertidos:



Feliz Navidad, amigos.

jueves, diciembre 20, 2007

Ilusiones ópticas

Sale mejor escuchando la música. Ya me contaréis.

miércoles, diciembre 19, 2007

La inspección


La consejería de Empleo del Gobierno andaluz ha realizado, a iniciativa de la Federación Andaluza de Asociaciones de Periodistas (FAAP) una inspección de las condiciones laborales de los periodistas de las televisiones locales de toda la comunidad. Ha inspeccionado 145 empresas y más de la mitad de ellas mantienen a sus trabajadores en condiciones irregulares. Los mayores problemas son la falta de contratación, la deuda con la seguridad social y las condiciones de precariedad de los trabajadores. La deuda con la SS, aún sin precisar, asciende a más de 20.000 euros. La Asociación de Televisiones Locales de Andalucía (ACUTEL) se ha puesto en contacto con el consejero para manifestarle su voluntad de negociar un convenio colectivo. Todo un éxito.

¿Os imagináis que cundiera el ejemplo?

lunes, diciembre 17, 2007

¿Cuántos días?

Es curioso poder calcular al instante los días transcurridos desde una fecha. Y contado en días, todo parece más cerca. Por ejemplo, hace poco más o menos unos 188.000 días que Colón llegó a América, y parece mucho menos que decir hace 515 años. El contador de días lo encontraréis aquí.


A veces no me gustan las comillas

En periodismo, las comillas introducen una grandísima duda: el periodista no cree que la palabra usada se ajuste al significado exacto que da un diccionario como el de la RAE, o quiere dejar constancia de que esa palabra no nos pertenece, al menos por el momento. Por ejemplo, entrecomilla la palabra 'hierro' cuando quien la usa quiere hablar de un arma de fuego; o hace lo mismo con la palabra 'cool', por que es un préstamo de otro idioma; o porque son palabras que aún no están aceptadas por el DRAE y quizá nunca lleguen a estarlo, 'bocata' (Vaya, está).
En ocasiones, lo que el periodista pretende con las comillas es despachar toda la responsabilidad sobre una palabra o frase, de modo que quién lee entiende que esas palabras son atribuibles a otra persona, a quien las ha pronunciado, que estará identificada muy cerca. Es un ejercicio de balones fuera.
Hay un tipo de comillas que me saca de mis casillas y me come los higadillos. Son aquellas que confunden la persona del verbo de la frase. Por ejemplo, aquí. Decía Lázaro Carreter que si la frase al leerla en alto carece de sentido, sucede igual aun por escrito aun con la reserva de las comillas.
Claro que tratándose de fútbol, por lo general el periodista parece el presidente del mismo equipo del que habla. Pero como ejemplo supongo que se entiende.
Esa reserva del periodista al entrecomillar esas palabras me recuerda a un juego infantil cuya cancioncilla es "Yo no he sido, yo no he sido".

domingo, diciembre 16, 2007

«Lo peor es confundir el orden de los rollos del film»

Entre mujeres
Olaia Valle/Proyeccionista
«Lo peor es confundir el orden de los rollos del film»

Trabaja como operadora, como proyeccionista de películas, y no le gusta el cine. Durante la proyección sale, se va a la taquilla, hace crucigramas, todo menos mirar la pantalla. Es Olaia Valle y aprendió el oficio de su padre.
-¿Se proyectaba igual cuando empezó, hace 14 años?
-Era distinto, se proyectaba con carbones.
-¿Carbón?
-No es la bombilla de hoy en día. Eran dos carbones que cuando se juntaban saltaba la chispa, la que daba la luz. Había que estar muy pendiente de ella.
-¿Eso es lo que quemaba a veces la película?
-Sí, porque saltaban chispas y las películas son inflamables.
-¿A usted le ha sucedido?
-No, eso no, pero sí quemar un fotograma porque se ha parado el proyector.
-Y ahora, ¿cómo es el trabajo?
-La película viene en partes, en trozos que hay que unir en una bobina. Son pequeños trozos que se deben poner en uno solo.
-¿Cuántos rollos tiene 'El orfanato', por ejemplo?
-Cinco o seis rollos, y las más largas pueden llegar a ocho.
-¿Cuántos minutos caben en una bobina?
-Unas dos horas y media.
-O sea que si sobrepasa ese tiempo debe poner dos bobinas.
-Bueno, depende de lo que se pase. Si no se pasa mucho, se puede poner en la misma bobina, pero no es recomendable porque esos dos dedos que sobresalen de cinta se pueden caer y se arma un follón.
-Vamos a ver. Esos trozos de película hay que unirlos.
-Sí, de acuerdo con cuatro principios básicos: brillo, mate, principio y fin. Yo pongo mate hacia abajo y...-¿Qué quiere decir eso?
-El mate es donde está la emulsión de la película.
-Lo mismo que en los clichés de fotos.
-Sí. Eso quiere decir que la luz está del lado del mate y la banda de sonido queda a la derecha. Cada fotograma son cuatro perforaciones; se corta por ahí y se mira si vienen de principio o de fin. De principio es ya para proyectar.
-En ese caso, tiene que rebobinar para poder montar.
-Sí, porque una vez proyectado se queda de fin. Yo, de todas formas, suelo desmontar sobre la marcha. Aunque hay gente que no se atreve, por eso las dejamos de fin.
-¿Cómo se une, con un celo normal de papelería de barrio?
-Bueno, yo uso uno de color amarillo.
-A ver si le he entendido. ¿Para montar hay que cortar fotogramas?
-Sí.
-¿Si una película se proyecta en mil cines pierde montones de fotogramas?
-Sí. (+)

sábado, diciembre 15, 2007

Libertad vs. autonomía


"Nos equivocamos al decir que nuestro gran valor es la libertad. No, nuestro gran valor es la autonomía, es decir, la capacidad para elegir nuestro plan de vida y para realizarlo. Ese plan de vida no tiene por qué ser desvinculado. Ciertamente, en una relación amorosa yo pierdo parte de mi libertad, pero puedo reforzar mi autonomía, aumentar mis posibilidades, despertar poderes dormidos o embrionarios. Es muy interesante el modo en que algunas pensadoras feministas han reformulado el concepto de autonomía. Sostienen que hay un concepto masculino y otro femenino. La autonomía masculina enfatiza la autosuficiencia y la independencia. Es una autonomía narcisista. La autonomía femenina es una autonomía relacional. No se culmina en la autosuficiencia sino en la colaboración. “Yo soy quien soy", sería una consigna masculina. "Yo soy quien soy más las relaciones que he establecido", sería la consigna femenina. Por eso sus expectativas sobre la sexualidad son diferentes, por eso, como he repetido tantas veces, la sentimentalización de la sexualidad ha sido invento suyo. Por eso debemos los hombres aprender tanto de ellas".


Marina, José Antonio. El rompecabezas de la sexualidad. Anagrama, Barcelona, 2002. p. 176

jueves, diciembre 13, 2007

Este martes, día 11 de diciembre

Se me había olvidado deciros que...
Este martes, en la universidad de Alcalá de Henares, con la presencia de muchos amigos y de algunas autoridades, la FAPE le entregó a Manu Leguineche el VI premio de periodismo.
Aquello fue una fiesta. Manu, como se ve en la foto, está mejor que casi nunca. La imagen la tomé en el claustro de la Universidad, cuando Izaskun, la dantzari, se preparaba para bailar el aurresku. Todos miran hacia la derecha porque el baile de honor a Manu estaba previsto para el momento en que María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno, hiciera entrada. Y estaba ya a punto de llegar.
Ese día se habló de periodismo.
Reverte, Javier, pronunció la laudatio.

miércoles, diciembre 12, 2007

Caseta de feria


He decidido dar un serio viraje al blog y transformarlo en una caseta de esas que hay en las ferias, en las que sobre una balda hay una vieja lata de conservas vacía. El propietario por un duro te da tres pelotas de tela con las cuales abatir la lata. ¿El premio? La satisfacción personal.
A ver quién tira primero. Ah, claro, la lata es eso de ahí arriba, que se publicaba ayer en El País.
Gracias, Ander.

lunes, diciembre 10, 2007

Piropos


Me cuenta Ramiro Pinilla, uno de esos grandes escritores a los que el éxito casi les llega demasiado tarde, que el político nacionalista Iñaki Anasagasti le ha puesto a caer de un burro en su blog; que dice lindezas como que es un petardo, un antipático, que sus libros son un rollazo... Y todo en ese plan. Se puede comprobar aquí.

Ramiro me lo dice riendo y añade: "A pesar de ello, me sigue cayendo simpático ese hombre".
El primer periódico en que escribí lo dirigía él.
La foto la saqué este viernes y, como se ve, a quienes somos casi de casa nos recibe en zapatillas. Esa es la mesa en la que escribe.
A quien interese: El viernes 14 de diciembre, a las 19h, en la FNAC de Bilbao, es la presentación de su libro 'Antonio B. el ruso, ciudadano de tercera'. Lo vamos a hacer como si fuera una entrevista en directo o una conversación entre nosotros. Está invitado todo el mundo.

domingo, diciembre 09, 2007

«De niña bailaba con el telediario en el pasillo de casa»


Entre mujeres
Sol Picó/Bailarina
«De niña bailaba con el telediario en el pasillo de casa»

Cuando los tensa, los músculos se le marcan en la espalda como a cualquier gimnasta. Pero no viste ropa deportiva sino un vestido negro, y unas zapatillas rojas de ballet. Se trata de Sol Picó, bailarina y alcoyana. «Suelen decir que soy alicantina, pero yo soy de Alcoy».
-¿La música y la danza son las primeras artes que se inventan?
-Casi van a la par pero el principio es el movimiento, porque lo primero que hacemos es movernos e, incluso, generar algún sonido. El movimiento es más concreto.
-Entonces, quizá sea la danza antes que la música.
-Bueno, es el típico tema, pero no me he parado a reflexionar mucho. Lo mío es intuición.
-¿Influye el origen geográfico, la procedencia, en la danza?
-En mí caso, sí. Yo siento mucho todos los bailes de Alcoy, mi infancia: las fiestas de moros y cristianos me han dado mucho. De alguna manera, me corre por las venas. Es la música que desde pequeños hemos oído en la calle, hemos sentido el fervor. Durante los cuatro días de fiesta, el pueblo se convierte en algo fascinante. Incluso la Cabalgata de Reyes todavía me hace llorar, me genera muchas emociones.
-¿Y cree que un paisano suyo lo capta en su danza?
-No, tanto no. Pero sí es cierto que identifican mis espectáculos como valencianos, porque son muy coloristas, provocadores, un poco pasados de rosca, con bastante vida. (+)
La foto es de Borja Agudo.

sábado, diciembre 08, 2007

Tan imperfectos como los nexus 6

Una foto retocada puede provocar que nosotros, los humanos, reenunciemos nuestros recuerdos. Es más, podemos incluso, a partir de ahí, reorientar nuestro futuro. Somos copias de los Nexus 6.
Lo cuenta Luís Alfonso Gámez en una interesantísima información de hoy en El Correo.
En la foto, Harrison Ford en una imagen de 'Blade runner'.

jueves, diciembre 06, 2007

Se multiplican los demonios del edén


Yo no sé si llamarlo el 'caso de Lydia Cacho' o convendría ponerle el nombre de quienes cometieron el delito. Cacho es una reportera mexicana que en 2005 publicó 'Los demonios del edén', un libro en el que denunciaba ciertos casos de pornografía infantil.
Según cuenta El País, los juicios han prosperado hasta donde se podía y el resultado ha sido decepcionante.
Sin embargo, Lydia Cacho debe ser protegida por escoltas. Además, sabemos que su salud se ha visto muy menguada por el acoso que ha sufrido desde que el libro salió a la calle.
Veo cómo se comporta la justicia en México y añoro a mi cocodrilo.

El 3,6% de las visitas de este blog proceden de México. Hoy especialmente invito a esas visitas a que nos aporten datos.

"La poesía es un ejercicio de introspección"


MIREN AGUR MEABE/PREMIO EUSKADI 2007
«Se ponen tantos libros en venta que el tuyo pasa desapercibido»
Es editora de libros de texto pero, a lo largo de la semana, «araña unas horas» a su trabajo profesional para dedicarlas a aquello que le gusta: escribir, escribir poesía y literatura infantil. Es Miren Agur Meabe (Lekeitio, 1962) y el martes recibió el Premio Euskadi en su modalidad de literatura vasca. No es el primero que esta mujer atesora por sus trabajos literarios.
-Ya le concedieron este premio en 2002.
-Sí, es la segunda vez. En aquella ocasión fue una novela juvenil, una historia de amor y misterio con tintes góticos, encuadrada en el mundo de la adolescencia.
-¿Y en esta ocasión?
-Trata sobre la Guerra Civil.
-Le queda un poco lejos.
-Pero no por ello se olvida. El año pasado tuvimos muchas informaciones y me di cuenta de lo poco que sabía de ella y del desbarajuste cronológico que tenía sobre algunos acontecimientos. Me pareció que podía explicar a los lectores jóvenes, de 12 años en adelante, y mediante una historia ficticia, cómo se desarrolló el conflicto durante el año que duró la Guerra Civil en Euskadi. Mi relato empieza en el 36 y acaba en agosto de 1937.
-¿Se sufre rememorando situaciones que nunca se han vivido?
-Yo he sufrido el cansancio, la tensión de quien escribe. Pero sufro más cuando escribo poesía, porque es un ejercicio de introspección que puede ser doloroso.
-Una buena parte de la producción literaria de los escritores vascos se vende en los cinco días que dura la feria de Durango.
-Es como una excursión en la que, aparte de comprar libros o discos, nos reencontramos con los amigos, vamos a conciertos... Los escritores ya sabemos que nuestras obras pueden pasar desapercibidas en esa gran producción, porque se ponen muchos libros a la venta a la vez. Eso demuestra que el mundo editorial vasco tiene mucha potencia.
-¿Se dejará notar la influencia de Internet en el futuro de los libros?
-Como sociedad del siglo XXI tenemos que estar abiertos a nuevas tecnologías, pero no debemos dejarnos obnubilar por eso. Los libros digitales son recursos que a medio plazo serán complementarios. Además, a una determinada edad se nos cansa la vista y, la verdad, leer en una pantalla no ayuda demasiado. Puede ser una práctica esporádica, pero no habitual.
-¿Cambiarán las formas de creación?
-Al creador le interesa dejar su mensaje con sinceridad e intensidad y el formato es lo de menos. Algunos productos son muy dinámicos y exitosos, pero ocultan lo que debería ser la literatura.
-¿Qué debería ser?
-Un instrumento de entretenimiento, pero también de reflexión y de contraste.
La foto es de Fernando Gómez.

martes, diciembre 04, 2007

Una docena de viudos


Ha sido esta tarde. Me he dicho: "De hoy no pasa". Había que empezar por algún lado, por ejemplo, el inventario. Éste ha sido el resultado:

-3 negros de diferente punto.

-1 negro con escudito gris.

-1 negro muy bajo y viejo.

-1 gris con dos rayas rojas.

-2 azules, uno con raya roja y el otro blanca.

-3 blancos, todos deportivos y de diferentes marcas.

-1 de color indescifrable.


Total: ¡Doce calcetines desparejados!


Los calcetines viven en pareja, por eso a los solos los guardo en una esquina del cajón, juntos. A fin de cuentas son prendas que han sufrido el abandono de su par.

Siempre he creído que la ausencia era temporal, que aparecerían enganchados en el dobladillo de una sábana, en la maleta de viaje, dentro de un zapato que hace tiempo no usamos; o que algún día se resolvería de un golpe la desaparición de dos de ellos, como consecuencia de un extraño emparejamiento.

De modo que ahí me he ido, a deshacer todos los pares para restablecer el orden de ovejas y parejas.

El resultado ha sido decepcionante: los doce calcetines siguen viudos. "Por lo menos, no se ha desvelado ningún otro extraño emparejamiento", me he dicho.
El dibujo es de aquí.

lunes, diciembre 03, 2007

Ese espejo


Un día te miras en el espejo y te preguntas si lo que ves se parece a aquello que soñaste. Crees que es incluso mejor; y aunque la felicidad no adopte las formas efusivas de entonces, percibes la estela que deja a su paso.

domingo, diciembre 02, 2007

«El metro es un autómata con conductor»


Entre mujeres
Raquel Pablo/Conductora de metro

«El metro es un autómata con conductor»
En Metro Bilbao a la máquina le llaman tren, y al túnel, el tubo; a los problemas, errores, y a los maquinistas, conductores. Raquel Pablos es una de las poquísimas mujeres que se pone al frente de una de esas máquinas. Siempre lo ha querido, desde que veraneaba en Guardo y veía pasar el tren de La Robla.
-¿Cuál es el problema más habitual?
-¿Error? Probablemente sea la pérdida de códigos. Los trenes son automáticos y van leyendo la vía. Si no reciben la señal, ante la duda, se paran.
-¿Cómo es eso de que lee la vía?
-Lee por dónde va, dónde está la estación, la velocidad que debe llevar, a cuántos metros debe parar. Si le falta uno de esos datos, entiende que pasa algo y se detiene.
-O sea que el metro es un robot muy grande.
-Es un autómata que para poder funcionar debe recibir la orden del conductor.
-¿Qué pasaría si el conductor le diera una orden que no considera correcta?
-No la aceptaría.
-¿Dónde está el cerebro de todo eso?
-En el puesto de mando.
-¿Le deslumbra la luz al salir del túnel?
-Es curioso que estés en Etxebarri con el cielo nublado y al salir en San Ignacio haga sol; o en Bilbao esté el día despejado y en Plentzia llueva. (+)
La foto es de Mireya López.

sábado, diciembre 01, 2007

Otra medalla

Me cuenta Urbaneja, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, que a Manu Leguineche le han concedido la medalla al mérito constitucional. Otro galardón. Todos muy merecidos.
En la foto, con Enrique Meneses, también periodista. La he tomado del blog de Rosa Jiménez Cano.
 
Free counter and web stats